El millonario y la empleada de limpieza

5:13
 
Partager
 

Manage episode 299885979 series 1923053
Par Jean-Louis Gaillard, découvert par Player FM et notre communauté - Le copyright est détenu par l'éditeur, non par Player F, et l'audio est diffusé directement depuis ses serveurs. Appuyiez sur le bouton S'Abonner pour suivre les mises à jour sur Player FM, ou collez l'URL du flux dans d'autre applications de podcasts.
Esta historia acontece en las escaleras de una torre en la Plaza de la Defensa, en París. Había un cierto multimillonario cuya oficina estaba en el octavo piso de una enorme torre en esta zona comercial. Este gran empresario solía ir caminando a su oficina, y cuando llegaba al edificio, tomaba el ascensor. Sin embargo, cuando salía de su lugar de trabajo, bajaba por las escaleras, con el fin de hacer ejercicio. Era un hombre altivo que había conocido la pobreza y que se había educado por sus propios medios y que pudo salir adelante gracias a su gran fuerza de voluntad. Él paga el alquiler con regularidad el primer día de cada mes y se ocupa de su trabajo. Sin embargo, no se interesa ni siquiera en saludar a las otras personas que trabajan en los ascensores o limpiando las ventanas en aquellas alturas vertiginosas. Tampoco ayuda con una moneda a quienes lo necesitan. Solo piensa en sí mismo. Sin embargo en esta torre hay una mujer que limpia los pisos y las escaleras. Y él pasaba a menudo junto a ella, y siempre la ignoraba, hasta un día en que tenía la cabeza por las nubes, pensando en su fortuna, y la señora de la limpieza estaba en el medio de las escaleras pasando el trapo. Y en el primer escalón había un charco, y también una gran barra de jabón y el multimillonario la pisó. Inmediatamente resbaló y aunque intentó recuperar el equilibrio, sus pies comenzaron a resbalar en diferentes direcciones y terminó bajando por las escaleras como lo hacía habitualmente, pero de una manera que no imaginaba. Los golpes sonaban como un tambor.La señora de la limpieza estaba debajo y se hizo a un lado para dejarlo pasar después de que este se pusiera nuevamente en pie.El empresario pensó en ir a la oficina del consorcio para pedir que despidan a esta mujer, pero desistió porque temía que cuando contase el motivo, los demás terminen burlándose de él y que eso lo desprestigie; y finalmente, en silencio se marchó. Pero a partir de ese día, él comenzó a prestar más atención a esa señora, saludándola y caminando con precaución, cada vez que pasaba por el pasillo y por las escaleras. Porque ninguna persona, más allá de su poder, debe darse el lujo de ignorar a sus semejantes; porque una humilde empleada de limpieza y un jabón común y corriente, pueden terminar distrayendo a un gran hombre rápidamente. Por lo tanto, considera estas cosas y no creas que eres más importante que los demás entre los hijos de Dios, no sea que por "accidente" caigas de tu pedestal y que aquellos a quienes menosprecias, terminen riéndose de ti. Empiece su día con alegría y transmita su felicidad a otros. Porque aquel que regala una sonrisa a otras personas, no habrá vivido en vano. Tenga siempre una palabra de ánimo para quienes trabajan a su alrededor, como dice Proverbios 25:11: "Manzana de oro con figuras de plata, es la palabra dicha como conviene". Y como Jesús dijo en Lucas 22:26: "mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve". Hasta pronto

857 episodes